logologo

Contáctenos

InicioBlog Liberando la energía solar: las tierras de los nativos americanos toman el control

Enorme potencial solar en tierras de nativos americanos en los Estados Unidos

2024-02-26

¡Sumérgete en el fin de semana con una lectura fascinante sobre soberanía energética! Los territorios nativos americanos tienen un increíble potencial de energía solar en los EE. UU. Si bien el lanzamiento de proyectos ha planteado desafíos, varias tribus ahora están tomando el control de su destino de generación de energía. Curiosamente, se está produciendo un cambio, impulsado por la financiación de iniciativas como la Ley de Reducción de la Inflación (IRA) de EE. UU. y otros programas clave.

 

En diciembre de 2020, la Estación Generadora Navajo (NGS), una central eléctrica alimentada por carbón que genera 2,25 GW, dejó de operar. Esto marcó el final de una era de 40 años, que dejó a Arizona, Nevada y California en la oscuridad y a cientos de desempleados.

 

El cierre expuso una cruda realidad: a pesar del carbón extraído en la mayor reserva de nativos americanos, alrededor de 14.000 hogares en la Nación Navajo carecían de electricidad. Al reconocer esta disparidad, la Casa Blanca, a través de la política industrial emblemática del IRA, reconoció que las naciones tribales habían sido "dejadas atrás durante demasiado tiempo".

 

Ingrese al cambio de juego: la IRA tiene el potencial de revolucionar las iniciativas solares de los nativos americanos. Aunque las tierras de los nativos americanos representan sólo el 2% de los EE.UU., poseen más del 5% del potencial solar del país. Sin embargo, la instalación de energía solar enfrentó obstáculos. Antes de la IRA, los proyectos solares tribales tenían dificultades financieras y se perdían los atractivos créditos fiscales a la inversión (ITC) del 30% para proyectos solares. El estatus soberano de las tribus nativas americanas significaba que no estaban sujetas al impuesto federal sobre la renta, lo que hacía que acceder a incentivos fiscales fuera un desafío creativo.

 

En el camino hacia la energía sostenible, la Autoridad Tribal de Servicios Públicos Navajo (NTUA) adoptó un enfoque único al desarrollar la planta solar Kayenta. Ubicada cerca de la antigua mina de carbón de Kayenta, la NTUA creó NTUA Generation Inc., una empresa con fines de lucro y de propósito limitado. Este movimiento estratégico les permitió acceder a créditos fiscales y compartir los beneficios con socios financieros de proyectos.

 

Ingrese la IRA, lo que simplifica aún más las cosas. Las organizaciones sin fines de lucro ahora pueden recibir créditos fiscales directamente como pago, un punto de inflexión para los proyectos de energía renovable en tierras tribales. La IRA introduce una serie de incentivos, en particular la capacidad de acumular incentivos fiscales a la inversión. Esto significa que los créditos pueden acumularse y alcanzar potencialmente un enorme 70% del costo del proyecto.

 

Vamos a desglosarlo: un proyecto solar en tierras tribales podría disfrutar de un crédito fiscal base del 30%, más un 10% adicional por estar en tierras tribales. El cumplimiento de los criterios de contenido nacional y bonificaciones de la comunidad energética podría duplicar el valor del ITC hasta el 60% del costo del proyecto. Si bien aún están pendientes los detalles exactos sobre los criterios para estas bonificaciones, la posibilidad de una cobertura de costos del proyecto del 70 % es un rayo de esperanza para el desarrollo sostenible.

 

El auge de la energía de propiedad tribal

 

Se está produciendo un cambio sísmico en el mundo de la energía, rompiendo con la tradición para apoyar la propiedad tribal. Dentro de las comunidades nativas americanas, hay fuertes sentimientos en torno a este tema, alimentados por décadas de contribución a la combinación energética de EE. UU. sin obtener beneficios justos.

 

Arash Moalemi, director general adjunto de NTUA Generation Inc., reflexiona sobre los orígenes del cambio: “La NTUA nació de ser ignorada. Estados Unidos no estaba proporcionando servicios básicos a la Nación Navajo y nuestro liderazgo dijo: 'Ya basta'. Crearemos nuestra propia utilidad porque las fuerzas externas no nos protegen”.

 

Establecida en 1959, la misión principal de la NTUA es brindar servicios esenciales como electricidad, agua, Internet y cobertura de telefonía celular a los residentes de la Nación Navajo. En los últimos años, la búsqueda de esta misión los llevó a tomar posesión de plantas solares a gran escala en sus terrenos, comenzando con el innovador sitio Kayenta. El camino hacia la autosuficiencia y el control de los recursos es ahora un faro para un cambio positivo en las iniciativas energéticas tribales.

En el corazón de la Nación Navajo se encuentra Kayenta Solar Farm, una central eléctrica de 55 MW desarrollada en colaboración con la empresa de servicios públicos local Salt River Project (SRP). Dividido en dos fases, la primera terminada en 2017 y la segunda en 2019, este proyecto de 148 hectáreas en la zona de El Capitán significa un paso hacia la energía sostenible.

 

Más allá de los $12,8 millones en ingresos fiscales proyectados a lo largo de su vida, Kayenta ha sido un catalizador para el crecimiento económico, generando 434 empleos en la construcción durante su desarrollo. Si bien estos roles son vitales, Arash Moalemi de NTUA reconoce que no pueden reemplazar completamente los que se pierden con el cierre de plantas alimentadas con carbón y minas asociadas. Aquí es donde interviene la fabricación de energía solar, con el potencial de tener un impacto significativo.

 

Al abordar el desafío del empleo, Moalemi revela: "Nuestro objetivo es abrir oportunidades en la fabricación de energía solar en la Nación Navajo". Las conversaciones con los fabricantes de energía fotovoltaica están en curso y él insinúa posibles conversiones de edificios, lo que indica un movimiento estratégico hacia un futuro más brillante y sostenible.

 

Si bien la visión de la fabricación solar da sus primeros pasos, el impulso en el desarrollo fotovoltaico a escala de servicios públicos es palpable. En agosto de 2023, la NTUA celebró la finalización de su planta solar Red Mesa de 94 MW, lo que supone un importante paso adelante. Apenas cuatro meses antes, se había firmado una asociación con Avangrid, una generadora local afiliada a la multinacional española Iberdrola. Esta alianza se comprometió a explorar el desarrollo de la friolera de 1 GW de proyectos de energía verde dentro de la Nación Navajo.

 

Avanzando rápidamente hasta el 6 de diciembre de 2023, cuando el gobierno tribal de la Nación Navajo, en colaboración con el Departamento de Energía de EE. UU. y ocho agencias federales, firmaron un memorando de entendimiento innovador. Este documento describe el compromiso del gobierno de agilizar el acceso tribal a oportunidades de financiamiento a partir de iniciativas como la Ley de Creación de Incentivos Útiles para Producir Semiconductores y Ciencia, la IRA, la Ley Bipartidista de Infraestructura y varios programas anuales de agencias. El escenario está preparado para una era prometedora de crecimiento sostenible y autosuficiencia energética.

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguiente
¡Contáctenos para su solución energética!

¡Nuestro experto se comunicará con usted si tiene alguna pregunta!

Select...